Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Optimización Hídrica: Deber Rentable para las Industrias

Roberto Saldaña

Roberto Salda-a - Suez copia 2
Ingeniero de Proyectos Senior - Suez Medioambiente

La escasez y contaminación del agua son hoy una realidad muy preocupante. Cada día son más los estudios que confirman que la falta de agua se ha convertido en un problema urgente en muchas regiones del mundo, situación que ha movilizado a las más importantes organizaciones y líderes a nivel global. Por lo mismo se han generado debates sobre su “derecho” y “propiedad”, pues se deben conciliar las necesidades y demandas de los distintos actores que requieren su uso.

De algún u otro modo todos somos “responsables” de esta situación: los países, por no tomar decisiones necesarias para proteger el medioambiente; las personas, por seguir actuando como si no tuvieran responsabilidad; y las industrias, por no entender que deben minimizar su impacto en este complejo escenario.

El panorama se ve oscuro, pero cada día surgen nuevas soluciones sostenibles y rentables para optimizar su uso. Una de ellas es la “economía circular”, que propone reciclar y reutilizar todos los recursos, para disminuir la presión que ejerce la actividad humana sobre el planeta.

Ya son muchos los países que, tras el Acuerdo de París, se han comprometido a tomar medidas para limpiar los océanos. Pero más importante aún, son muchas industrias de distintos rubros las que han implementado políticas para disminuir la huella de agua (water footprint) de sus productos, y que están reutilizando el agua de sus procesos y rentabilizando su uso.

Sin duda para disminuir la huella del agua es necesario invertir en la construcción de plantas de tratamiento y en su operación. Actualmente las industrias que disponen de alcantarillado descargan allí sus residuos industriales líquidos (riles), que luego son tratados por las sanitarias. En Chile la ley es cada vez más rigurosa: las empresas tienen una cuota fija de residuos industriales que pueden descargar, la que, de ser sobrepasada, implica importantes multas que afectan su rentabilidad, su reputación, e incluso pueden significar su clausura.

La buena noticia es que hoy existen tecnologías de punta (también en Chile), cuyo uso permite a las industrias reducir al mínimo sus descargas de riles, y reusar el agua de sus procesos, de manera de minimizar las descargas o llevarlas a cero. Entre ellas destacan “Zero Liquid Discharge”, que transforma los contaminantes presentes en el agua en sólidos secos; y “Minimun Liquid Discharge, que los convierte en lodos.

La minería chilena es una de las industrias que lleva la delantera en el uso eficiente del agua. De hecho, según cifras de la Comisión Chilena del Cobre, el 2016 a nivel nacional el porcentaje de agua recirculada fue de 74,3%. Además, el uso de agua de mar de las operaciones mineras ha reducido la presión sobres las napas y ríos cercanos, evitando la disconformidad social generada por la falta de agua para el consumo humano y la agricultura.

Todos somos responsables de cuidar el agua, pero las industrias tienen la gran oportunidad de dar un paso adelante. A mediano plazo, les resultará más rentable y eficiente que traten ellas mismas sus riles y reúsen y/o recirculen el agua. La oportunidad está al alcance de la mano. Sólo requiere la decisión de invertir. La falta de tecnología ya no es excusa.

Columna publicada en Revista InduAmbiente n° 150 (enero-febrero 2018), pág. 84.