Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Más Seguridad para los Trabajadores

Cristián Sandoval

Cristian Sandoval -G
Presidente de AGESPRI
(Asociación Gremial de Empresas de Prevención de Riesgos)


A inicios de junio se publicó en el Diario Oficial una modificación a la Ley 20.012, Código del Trabajo, en la cual el Estado de Chile garantiza la seguridad de los trabajadores ante situaciones de riesgo y emergencias.  

Con esta modificación se incorpora a dicho cuerpo legal el artículo 184 bis, que señala que el empleador deberá adoptar medidas para informar, evacuar y suspender actividades por situaciones de emergencias, incluso cuando éstas no sean ocasionadas por la propia empresa. Ejemplos: terremotos, tsunamis, desbordes, incendios, entre muchos otros, y también cuando la autoridad así lo ordene.

Asimismo, la modificación en materia de riesgos establece que “todo trabajador tendrá derecho a interrumpir sus labores y de ser necesario abandonar el lugar de trabajo cuando considere, por motivos razonables, que continuar en él implica un riesgo grave para su vida o salud”. También indica que el trabajador que interrumpa sus labores deberá comunicar de esa situación “al empleador dentro del más breve plazo, el que deberá informar la suspensión a la inspección de trabajo respectiva”. Además establece que “los  trabajadores no podrán sufrir perjuicios o menoscabo alguno derivado de la adopción de las medidas señaladas en esta artículo”.

Antes de aplicarse esta modificación, si cualquier trabajador interrumpía sus labores, podía ser despedido por no cumplir con las funciones encargadas, pero desde ahora queda protegido ante la negativa de realizar cualquier labor que él estime cuando no se adopta las medidas que le garanticen la seguridad o su salud.

Esta nueva garantía permitirá que cualquier colaborador pueda detener una tarea cuando tenga “motivos razonables” para suponer que no están dadas las medidas para proteger su vida o su salud. Con este cambio, que en su intención es muy positivo, se abren también muchos flancos que podrían ser conducentes a situaciones de conflicto e incluso aprovechamientos, arriesgando a  que un buen derecho sea mal implementado, riesgo claramente existente, más aún cuando esta nueva garantía se “salta” la institucionalidad de seguridad que posee cada empresa. Esto porque en aquellas que tienen más de 25 trabajadores, el comité paritario perfectamente podría zanjar los conflictos, sin tener que escalar a la DT, con los consiguientes tiempos que seguramente tomarán estos procesos, de detención y posterior retoma de la tareas suspendidas.

Columna publicada en InduAmbiente N° 147 (julio-agosto 2017), pág. 99.