Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Innovación Sustentable

Érika Hernández

Erica Hernández 155x155
Coordinadora del Desarrollo de Mercados e Innovación
BASF Chile y Perú


En un mundo con recursos naturales cada vez más escasos y una población en aumento, la innovación es clave para lograr un futuro sustentable. A modo de ejemplo, se estima que en el 2050 la población mundial llegará a nueve mil millones y el 70% de las personas vivirá en ciudades. En ese contexto, una compañía que trabaja a escala mundial como BASF debe analizar cada uno de estos temas desde la perspectiva de los distintos mercados y comprender los requisitos locales, asumiendo el compromiso de contribuir a través de la innovación, con el desarrollo de productos y soluciones que permitan afrontar los grandes desafíos que tenemos como humanidad, uno de ellos claramente es el cuidado del medio ambiente.

En BASF somos conscientes de estas tendencias, haciendo de la innovación la piedra angular de nuestra estrategia de negocio. Como resultado, el 60% de nuestra inversión en I+D+I tiene como objetivo el desarrollo de productos y soluciones que contribuyan a la sustentabilidad. Incluso, nuestra estrategia regional de crecimiento al año 2025 establece que el 30% de las ventas deben venir de proyectos de innovación.

Una pintura que reduce el 99% de las bacterias de la pared por dos años, la materia prima que hace que los detergentes y productos de limpieza sean fácilmente biodegradables, la producción de vitaminas que contribuyan al enriquecimiento nutricional de los alimentos a precios asequibles o el desarrollo de bolsas plásticas compostables y biodegradables, que se convierten en compost después de su uso, son solo algunos ejemplos de cómo trabajamos la innovación en BASF, con el próposito final de aumentar la calidad de vida de las personas y de las futuras generaciones.

En materia medioambiental, hace muchos años que las materias primas renovables son un tema clave para la compañía y juegan un papel fundamental en los nuevos desarrollos de productos. Fue así como en el 2006, BASF desarrolló el primer plástico compostable basado en materias primas renovables ecovio®. Sin embargo, no nos quedamos sólo en la innovación global, sino siempre buscamos dar un paso más allá y apuntar también al desarrollo local. Una muestra de ello es EcoGel®, el primer gel refrigerante 100% biodegradable y compostable. Se trata de un desarrollo conjunto con la empresa chilena DLC y basado en ecovio®.

EcoGel® es un sustituto del hielo utilizado para el transporte y conservación de alimentos y productos perecederos que necesitan mantener la cadena de frío durante su distribución y que dado su carácter compostable, gracias a las propiedades de ecovio®, una vez desechado se transforma en abono natural que se utiliza para mejorar los suelos, volviendo así al ciclo de la vida.

Desarrollos de este tipo, demuestran cómo en BASF trabajamos día a día en forma colaborativa con nuestros clientes, mundo académico, científico y comunidad en general, para buscar a través de la química, soluciones que sean un aporte real a los grandes desafíos que tenemos como humanidad. Hoy, más que nunca, estamos seguros que a través de la innovación sostenible, basada en la excelencia, la capacidad de desarrollo y la diversidad de talentos, continuaremos contribuyendo a la calidad de vida de la humanidad como al crecimiento orgánico de las empresas.

Columna publicada en Revista InduAmbiente n° 146, mayo-junio 2017, página 32.