Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Exigencias para Evitar Accidentes

Cristián Sandoval

Cristian Sandoval SQ-interior
Por Cristián Sandoval
Presidente de AGESPRI
(Asociación Gremial de Empresas Prevención de Riesgos)
 

En una economía deprimida, como la actual, contrario a lo que se podría pensar, la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la Región Metropolitana, emitió un oficio ordinario para todas las empresas que entre enero de 2015 y agosto de 2016 tuvieron accidentes fatales y amputaciones de cualquier tipo, ya fuera por atrapamientos o cortes durante el trabajo en equipos o maquinarias. En el documento se les solicita la presentación de “un plan de prevención de seguridad en máquinas clasificadas como críticas”, poniendo énfasis en la obligación preventiva de los empleadores con respecto de sus colaboradores.
 
La medida busca enfrentar, y en buena hora, los constantes accidentes asociados a atrapamientos y cortes que provocan una tasa promedio de fatalidad de 2 muertos cada 100 mil trabajadores, de éstos el 20% corresponde accidentes en máquinas y/o equipos, ocurridos durante el quinquenio 2010-2015, además de frenar la generación de amputaciones donde un 35 % de los casos están vinculados al mismo tipo de accidentes.
 
La autoridad ha tomado una actitud muy activa y no podemos dejar de felicitarla. Evidentemente, se deben esperar los resultados de estas medidas y la reacción de las empresas, dado que el plan que éstas presenten se encuentra acotado en plazo y contenido, en donde, por primera vez, la autoridad formaliza exigencias respecto al “bloqueo de energías peligrosas”, acreditación de entrenamiento a los operadores de las máquinas, programas de inspección formal de máquinas y mantenimiento productivo, entre otras muchas medidas y en lo cual se involucra a la alta gerencia de las empresas.
 
Si bien, las exigencias están en la línea correcta y es lo que esperamos en este tipo de materias, queda la duda respecto a cómo las Mypes (micro y pequeñas empresas) enfrentarán esta exigencia y posterior cumplimiento de las mismas. Sabemos que este sector muchas veces es el menos visitado y el más carente de asesoría especializada, no obstante, las autoridades plantean que la asistencia técnica para el diseño del plan recae en los organismos administradores de la ley, es decir, Mutuales e ISL.
 
Nos parece correcto que el foco de estos organismos sean las Mypes. Para las empresas medianas y grandes el apoyo técnico, tanto para el diseño como posterior ejecución, no puede depender exclusivamente de la asistencia técnica del organismo administrador. Es necesario también incorporar a las empresas de prevención, que cuentan hoy en día con las competencias profesionales para apoyar tanto en diseño como ejecución este plan, liberando de esa forma recursos que deben estar orientados a la micro y pequeña empresa.

Ahora, si vemos el vaso medio lleno, no podemos dejar de aplaudir este tipo de iniciativas ya que es algo concreto y que va en el sentido correcto respecto a cómo abordar una disminución del número de accidentes fatales y amputaciones.

Columna publicada en la revista InduAmbiente N° 144 (enero-febrero 2017), pág. 83.