Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

El Desafío de Industrias sin Malos Olores

Ernesto Sánchez

DSC 3562 155x155
Air Quality Suez
Gerente General SERPRAM


Diversas ciudades a lo largo del país sufren por los altos índices de contaminación atmosférica. Como si eso fuera poco, frecuentemente los vecinos y comunidades reclaman por los malos olores que emanan de diversas industrias. Cualquier contaminación afecta negativamente la calidad de vida y la percepción de bienestar que tienen las personas. Sólo en lo que va del año, en diversas regiones ha habido acusaciones contra lecheras, avícolas, sanitarias, forestales y pesqueras, entre otras empresas productivas, debido a olores que expelen sus procesos y que en muchas ocasiones incomodan a quienes viven, estudian o trabajan en esos sitios.

Lamentablemente esta problemática no es una novedad y a nivel país hay casos célebres que han generado un antes y un después en torno al manejo de olores por parte de diversas compañías. Aún está en la memoria de muchos el caso de la comunidad de Freirina, en la Región de Atacama, que terminó por cerrar una planta de producción y crianza de cerdos por causa de las emanaciones que generaba. Su cierre provocó un impacto económico negativo para la región, pues recortó importantes puestos de trabajo que eran anhelados por la comunidad, sumado a la pérdida de la inversión por parte de la empresa. A pesar de esta lección, aún hay tareas por hacer en otras industrias que deben incorporar el tratamiento de olores a sus procesos.

La generación de olores en la industria representa hoy un problema complejo que requiere de la integración de diferentes metodologías de trabajo, entre las que se incluyen la adopción de buenas prácticas en los procesos productivos; el estudio y diagnóstico de los principales focos generadores de olor; el confinamiento, canalización y extracción de las emisiones odoríferas y, en última instancia, el tratamiento fin de línea más adecuado a la naturaleza de los compuestos a tratar. No hay una receta universal y, por tanto, cada problema requiere de una solución específica definida e implementada por empresas de solvencia demostrable.

En Chile existe el talento, la experiencia y tecnología probada a nivel global para gestionar de manera eficiente y sostenible los malos olores, ofreciendo soluciones integrales que permitan a la industria centrar sus esfuerzos en el desarrollo sostenible de su actividad productiva en armonía con su entorno.

En ese contexto, representantes de diversas compañías, organismos estatales, universidades y empresas especialistas se reunieron recientemente en Concepción para abordar esta temática de forma conjunta, en el Seminario “Gestión de Olores en la Industria”, organizado por InduAmbiente, en el que se abordó la gestión de olores en el escenario regulatorio y se presentaron herramientas y soluciones para su optimización.

Confiamos en que este diálogo ayudará no solamente a encontrar soluciones sostenibles y eficientes para el tratamiento de olores, sino que esta experiencia sea además un paso relevante para que el desafío del manejo de olores en las industrias se comience a considerar fundamental en las políticas de sostenibilidad, tanto de la autoridad ambiental como de todos los sectores productivos del país.

Así, en lugar de ver que las personas dejan sus hogares como consecuencia de los malos olores, podremos apreciar a comunidades que crecen y se desarrollan de la mano de una industria responsable en sus procesos y sostenible con su entorno, generando empleo de calidad y favoreciendo el desarrollo de las comunidades.

Columna disponible solo en InduAmbiente.com.