Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Bombeo Óptimo

Bombeo Óptimo

Algunas medidas para ahorrar energía en operación de sistemas de bombeo.

Se suele decir que Chile es uno de los países donde el costo de la energía es más caro. Reducir el consumo de este insumo, entonces, es conveniente. Más aún, cuando esto también contribuye a reducir la emisión de gases de efecto invernadero asociada a la generación eléctrica con combustibles fósiles. 

En ese contexto, es recomendable que las industrias pongan atención en el funcionamiento de sus sistemas de bombeo, ya que es una de las áreas donde el gasto energético es más significativo. De hecho, la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE) cuenta con una Guía de Asistencia Técnica para orientar a quienes estén interesados en optimizar la operación de estos sistemas y ahorrar energía. Se trata de información bien útil y valiosa, toda vez que en muchos casos las inversiones requeridas para poner en práctica estas medidas se pueden financiar con los mismos ahorros generados por su implementación.

A continuación, se detallan algunas de las recomendaciones señaladas en dicho manual que se pueden aplicar en el diseño, operación y mantenimiento de estos sistemas.

Ojo con el Diseño

Diseñar adecuadamente el sistema de bombeo es clave para que opere de manera eficiente. Al respecto es aconsejable:

• Revisar el caudal que realmente requiere el sistema: Un adecuado sistema de control o redimensionado del motor o bomba, puede reducir el consumo energético.

A modo de ejemplo la Guía señala: “Es poco probable que todos los equipos de refrigeración por agua requieran de refrigeración en todo momento. Muchos elementos forman parte de los procesos intermitentes que pueden ser detenidos, ya sea para razones previstas o imprevistas”.

• Evitar la recirculación innecesaria del fluido. Así se puede ahorrar la energía adicional utilizada en esta tarea.

• Control por estrangulamiento: La regulación del caudal es una medida efectiva para reducir el flujo de las bombas y, por lo mismo, es muy usada en el ámbito industrial. Sin embargo, este método derrocha energía en el acelerador, por lo cual lo ideal sería que las bombas operen en un rango de flujos en torno al punto de la máxima eficiencia.

• Evitar la cavitación: Un diseño adecuado del sistema es fundamental para que no se genere el fenómeno de cavitación o aspiración en vacío que puede producir pérdidas de producción, daños al equipo y, lo que es peor, lesiones al personal. Para evitar que esto ocurra, hay que ajustar adecuadamente la altura neta positiva en la aspiración (ANPA o NPSH por su nombre en inglés: Net Positive Suction Head). Si el sistema ya está construido y hay problemas con esto, se pueden adoptar algunas medidas correctivas. Por ejemplo, para aumentar el NPSH disponible se aconseja: subir el nivel del líquido, bajar la bomba, reducir las pérdidas por fricción de los tubos de succión, o sub-enfriar el líquido. Y si se necesita reducir el NPSH requerido, en algunos casos es posible “acoplar un rodete auxiliar previo (inductor) delante del rodete propio de la bomba centrífuga, con el cual se reduce el NPSH requerido en aproximadamente un 50 o 60% de su valor inicial”.

• Instalar un sistema de bombas idénticas en paralelo no siempre resulta beneficioso, ya que no siempre aumenta la cantidad de flujo. “Cada bomba genera menos flujo y opera a menos eficiencia, con una pequeña ganancia en carga y con un incremento en potencia”, se advierte en la Guía.

Lea este artículo completo en Revista N° 130, páginas 78 a 79.