Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

IMPAC4 destaca relación entre áreas marinas protegidas y el cambio climático

IMPAC4 destaca relación entre áreas marinas protegidas y el cambio climático

Expertos subrayaron que el fenómeno global –y problemas como la acidificación de los mares y su sobreexplotación– afectan gravemente la conservación de esos ecosistemas.



Miércoles 6 de septiembre de 2017.- Una mirada en profundidad a la interrelación entre los océanos y el cambio climático, motivó ayer el debate de los expertos que dieron vida a la sesión plenaria de la segunda jornada del Congreso Internacional de Áreas Marinas Protegidas, IMPAC4, que se está desarrollando en La Serena.

El panel fue moderado por Carl Gustaf Lundin, director del Programa Global, Marino y Polar de IUCN (International Union for Conservation of Nature), que inició la conversación destacando la importancia clave de introducir maneras de hacer una gestión más adaptativa, en tiempos donde los océanos están sujetos a amenazas críticas como el cambio climático y la sobreexplotación.

Patricia Majluf, vicepresidenta para Perú de la organización Oceana, señaló que los cambios de los ecosistemas marinos son significativos y afectan a muchas personas. Indicó, por ejemplo, que los pescadores han tenido que adaptarse a ellos y que aún tomará un tiempo que cambien su perspectiva acerca de la riqueza marina: “Tendrán que aprender que esta fuente de recursos es al mismo tiempo un área que se debe proteger”.

Agregó que “las áreas marinas protegidas (AMP) han crecido enormemente en Chile, a diferencia de Perú, que tiene reservas pequeñas a lo largo de la costa”. Sin embargo, destacó que en ese país las AMP “funcionan”, en términos de que proveen mayor resiliencia al permitir el desplazamiento de animales de norte a sur, dada la variabilidad ambiental por la corriente del niño.

Por su parte, Alan Friedlander, de la Universidad de Hawaii (Estados Unidos), señaló que los ecosistemas están cambiando muy rápidamente y que por ello no es posible predecir lo que ocurrirá. “Las AMP representan nuestra mejor opción para que los ecosistemas se manejen a sí mismos, sin intervención humana. Chile ha puesto un muy buen ejemplo, porque ha trabajado con áreas de pequeña escala y con las comunidades y autoridades”, enfatizó.

Fenómeno real

El científico y especialista en cambio global de la Universidad de Edimburgo, Alexander Tudhope, sostuvo que el cambio climático es algo que realmente está ocurriendo y que, en ese sentido, lo que se observa en términos de aumento de temperatura y acidificación del mar es parte de lo que se predijo años atrás. “La variabilidad climática en la Tierra tiene mucho que ver con las interacciones entre océano y atmósfera en el Pacífico del Caribe, pero tiene consecuencias globales. Hemos tenido tres fenómenos del Niño monstruosos en los últimos 40 años. Son patrones excepcionales e inusuales de los últimos siglos y estamos viendo sistemas que están siendo desafiados como nunca antes, lo que tiene un impacto en los ecosistemas”.

Tudhope añadió que el cambio climático no es algo que se pueda resolver a través de las áreas marinas protegidas, lo que no significa que no haya que ser proactivos para mitigar y reducir al máximo posible su impacto en las AMP. “Se requiere identificar áreas donde las especies puedan refugiarse cuando estén bajo estrés, pero desde donde al mismo tiempo podrían expandirse hacia otras áreas”, precisó.

El plenario concluyó con las palabras de Sylvia Earle, oceanógrafa de Mission Blue (red global para crear conciencia y apoyo de la importancia de las AMP). “La información que conocemos hoy sobre la importancia de proteger los ecosistemas nos da la oportunidad de aplicar el conocimiento para cambiar nuestro destino. Necesitamos a los océanos para nuestra vida, pero no nos damos cuenta. Solo medimos su valor por los peces que sacamos de él, los peces muertos. Entiendo que esto se importante para muchas personas, pero se tiene que respetar la fuente de recursos y no usarla indiscriminadamente como si solo tuviera un valor monetario”, manifestó.

Y agregó: “Tenemos que pensar en grande, mucho más grande que lo que se ha pensado antes. Hay un largo camino para recorrer para lograr un 30% de las áreas marinas protegidas de aquí al 2030”.

Convenio Chile-Estados Unidos

En el marco de la segunda jornada del evento también se inauguró el pabellón de Chile. La ceremonia, efectuada en el Hotel Enjoy Coquimbo, fue liderada por el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, y se desarrolló en el marco de la firma de la extensión por cinco años del Memorándum de Entendimiento Chile-EE.UU. para colaboración en materia de áreas protegidas.

Hoy, en su tercera jornada, IMPAC4 continúa con la discusión plenaria sobre “Áreas marinas protegidas y comunidades costeras”, moderada por John Armor, director de la Oficina Nacional de Santuarios Marinos del NOAA, Estados Unidos. El panel lo componen Poki Tane Haoa (Rapa Nui, Chile); Kalani Quiocho (NOAA Hawai’i, Estados Unidos); Felipe Paredes (Archipiélago Juan Fernández, Chile) y Gustavo Cabrera (CCO-OMOA, Honduras).