Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

De Residuos a Subproductos

De Residuos a Subproductos

UDT UdeC asesora a las empresas en la valorización de sus residuos.



La disposición de los residuos de cualquier actividad productiva muchas veces se convierte en un dolor de cabeza para las empresas: ¿Qué hacer con ellos? disponerlos, almacenarlos, regalarlos o cualquier otra solución implica un costo en recursos materiales y humanos, además de ambientales.

En la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la Universidad de Concepción suman años de investigación sobre la biomasa, vegetal y animal, sus características, propiedades y relaciones con otros materiales, buscando formas innovadoras y sustentables de aprovechar toda la materia prima que nos entrega la naturaleza. “Es así como hemos logrado una importante experiencia valorizando residuos, que para la UDT más que residuos son subproductos, pues son materias primas para nuevos procesos. Corteza, aserrín, viruta, guanos de aves y porcinos, paja de trigo, cenizas, lodos, conos de pino, entre otros, son todos elementos a los que hemos encontrado una nueva vida útil y mayor valor agregado”, asegura Carla Pérez, Jefa del Área Medio Ambiente y Servicios de la UDT.

Destaca, asimismo, las ventajas comparativas de la entidad técnica al momento de asesorar a empresas respecto a posibles soluciones para aprovechar los subproductos de sus manufacturas. Esto, gracias a una excelente capacidad instalada de laboratorios y plantas piloto, y a profesionales, ingenieros y técnicos preparados y proactivos. “Nuestro personal posee entrenamiento en auditoría y contamos con inspectores ambientales en agua y residuos reconocidos por la Superintendencia del Medio Ambiente”, subraya.

Caracterización, Valorización y Más

Para evaluar la posibilidad de valorizar un residuo, lo primero es saber de qué se compone éste. Para eso la UDT posee un Laboratorio de Servicios Analíticos, acreditado como laboratorio de ensayos por el Instituto Nacional de Normalización (INN), donde se caracterizan estas materias primas, realizando un completo análisis químico. Posteriormente se exploran posibles usos o se desarrollan prototipos de productos, evaluando las tecnologías y realizando estudios de factibilidad técnica-económica y ambiental, para así entregar un abanico de posibilidades a las empresas que escogerán la mejor alternativa.

La especialista aporta un ejemplo: “Tenemos numerosos casos exitosos como la conversión de cenizas de calderas de biomasa y lodos en optimizadores del uso de fertilizantes NPK, factibles de aplicar en cultivos agrícolas. Éstos permiten reducir hasta en un 50% el consumo de tales abonos, logrando los mismos rendimientos. Además, mejoran la calidad de suelos erosionados o empobrecidos”.

También están desarrollando tecnologías alternativas que permitirán el reciclaje químico de plásticos en vez del tradicional reciclaje mecánico.

La oferta de servicios de la Unidad de Desarrollo Tecnológico es amplia e incluye valoración y caracterización de residuos sólidos (desarrollo de productos, evaluación de tecnologías, estudios de factibilidad técnica-económica y ambiental); gestión ambiental (auditorías de cumplimiento legal, indicadores ambientales, hojas de seguridad, capacitación en sustancias y residuos peligrosos, diseño de bodegas de sustancias, planes de emergencia química); estudios ambientales (planes de manejo de residuos y sustancias químicas, huella ecológica -agua y carbono- y declaraciones de impacto ambiental); y muestreos ambientales (muestreo y caracterización de residuos, caracterización de biomasa y combustibles sólidos, análisis químico). Y cuenta con autorización como Entidad Técnica de Fiscalización Ambiental, ETFA.

Más información en: www.udt.cl/medio-ambiente-y-servicios/serviciosanaliticos/

Además, puede contactarse con Carla Pérez (c.perez@udt.cl) o Marcelo Finsterbusch (Encargado Comercial Laboratorio de Servicios Analíticos UDT, m.finsterbush@udt.cl).

Lea este artículo completo en InduAmbiente 147, julio-agosto 2017, páginas 52 a 53.