Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

De Malos a Buenos Olores

De Malos a Buenos Olores

Conozca tecnologías para minimizar el impacto odorífero en la PTAS.



Sentir mal olor no es precisamente una experiencia agradable. Más aún si se hace permanente en el tiempo. Esto le suele ocurrir, sobre todo, a comunidades que habitan en las cercanías de instalaciones industriales y sanitarias que por sus procesos generan impacto y no lo controlan adecuadamente.

Ejemplos de lo anterior son algunas plantas de tratamiento de aguas servidas (PTAS), como ha sucedido en el último tiempo con los sistemas de saneamiento de Coyhaique y Antofagasta. En el primero, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), tras recibir denuncias, detectó focos potenciales de generación de olores molestos en la línea de lodos, correspondiendo principalmente a problemas operativos, de mantenimiento y limpieza. Aguas Patagonia, a cargo de la planta, ya fue multada por situaciones similares en 2014 y 2015.

Y en Antofagasta se implementan medidas comprometidas por las empresas responsables para mitigar los olores molestos que emanan desde la planta biológica que trata parte de las aguas servidas de la capital regional. En una reciente fiscalización, la SISS verificó la instalación de cubiertas en la zona de llegada de colectores, como también de mangas para cubrir el sector con residuos sólidos a la vista en las rejas finas, y de neutralizadores de olor. También se colocaron cubiertas de policarbonato en canales abiertos, desde la llegada de las aguas servidas a la planta elevadora de tornillo, hasta su ingreso a reactores biológicos. Además, existen ahora cubiertas provisorias en los sedimentadores primarios de la planta.

Origen de los Olores

Como señala el plan de manejo de lodos del Proyecto “Optimización PTAS San Fernando”, en evaluación en el SEIA, la emanación de olores en estos sistemas de tratamiento se debe a problemas de funcionamiento de los mismos. “Si la línea de lodos posee buenas condiciones de operación y el equipamiento y los procesos operan conforme a lo establecido en el diseño, los problemas de olores no debieran existir”, indica. Luego detalla las diversas razones que los pueden causar:

• Interrupción en la continuidad del funcionamiento de los equipos
• Falla en el funcionamiento de los equipos
• Ausencia de productos químicos requeridos en el proceso
• Aumentos de cargas de lodos a tratar en el sistema por sobre los límites previstos para las unidades de proceso

En caso de generarse olores, la remozada PTAS de San Fernando planea aumentar la dosificación de cal al lodo. Y si hay proliferación de vectores se aplicarán medidas de control, con fumigaciones y desratizaciones.

A su vez, el proyecto “Mejoramiento del Sistema de Tratamiento de Aguas Servidas de la Comuna de Andacollo” identifica seis fuentes actuales de producción de olor: estación elevadora (cámara de rejas gruesa, pozo de bombas), cámara de ingreso, sala de tratamiento preliminar (cámara de reja fina y gruesa), laguna aireada, laguna de sedimentación y cancha de secado de lodos. Cuando la planta se amplíe se agregarán nuevos focos de olor, procedentes del reactor biológico, clarificador, planta elevadora de lodos, digestor de lodos, y lechos de secado de lodos, principalmente.

Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 148 (septiembre-octubre 2017), páginas 12 a 15.