Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Con Plena Seguridad

Con Plena Seguridad

Antecedentes sobre la actualización del Reglamento de Seguridad Minera.



“El tubo de escape de las máquinas diésel deberá ubicarse en la parte baja, paralelo al chasis y por el lado contrario del operador. Tendrá que mantenerse un extintor manual en el equipo en permanente condiciones de uso”.

El anterior corresponde a unos de los artículos referidos a “Operación y tránsito de equipos, vehículos y personas”, para minería subterránea, que incorpora el proyecto de mejora o actualización del Reglamento de Seguridad Minera (RSM), norma técnica que establece las exigencias mínimas que en materia de seguridad deben cumplirse en el desarrollo de las actividades mineras.

Durante la Consulta Pública del remozado cuerpo legal, que se extendió entre agosto y octubre de 2016, el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile hizo la siguiente observación a ese punto: “Existen vehículos que se usan en minería y que han sido aprobados donde el tubo de escape no va por la parte baja. Lo importante es que no tengan la descarga de los gases en dirección al piso”. Ante el comentario, el Ministerio de Minería y el Servicio Nacional de Geología y Minería, a cargo de las modificaciones, precisaron que el citado artículo “establece las condiciones que deben cumplir los equipos que operan en la minería subterránea, los cuales responden al diseño propuesto en este artículo (tubo de escape en la parte inferior). Los equipos que no son fabricados para este tipo de minería, como el cargador frontal tipo Pay Loader, tienen su tubo de escape generalmente en la parte superior, lo que genera que al trabajar en estas faenas los túneles rápidamente se saturen de gases. Por lo anterior, se estima que equipos con tales características no deben permitirse en una mina subterránea”.

Esta dinámica de observación y respuesta se repitió con cada uno de los más de 700 comentarios que recibieron las autoridades sectoriales en el proceso de sociabilización de la propuesta, que incluyó la participación de las principales asociaciones mineras del país, entidades profesionales y educacionales, y público en general.

Mayor Precisión

Sobre los cambios al Reglamento, Hugo Rojas, Subdirector de Minería del Sernageomin, apunta que “se orientan hacia una mayor precisión en artículos referidos a la minería subterránea, como los requisitos en los refugios mineros, en la construcción de accesos y en el control y monitoreo de equipos. A ellos se suma una modificación en la clasificación de los expertos en seguridad minera”.

Agrega que el nuevo RSM ofrecerá mayor orden y normalización de los sistemas de gestión de seguridad de las empresas mineras. Además, incluye una nueva facultad para el Sernageomin: dictar medidas de paralización temporal cuando exista indicio de peligro inminente que amenace la vida o salud de los trabajadores.

La propuesta técnica de actualización incluye títulos como: depósitos de residuos mineros; explotación de minas a cielo abierto y subterráneas, a carbón, a petróleo; manipulación de explosivos; procesamiento de sustancias minerales; proyectos y obras civiles en la industria minera, entre otros.

El Reglamento de Seguridad Minera fue instaurado en 1985 y no ha sido actualizado desde 2002, razón por la cual la Ministra de Minería, Aurora Williams, indica que “se acogió la solicitud de una reforma que permita incorporar las nuevas condiciones de extracción minera, que han experimentado cambios importantes a causa del empleo de nuevas tecnologías y técnicas de explotación a mayor escala, y el desarrollo de proyectos en condiciones ambientales y de relieve más extremas, a mayor profundidad o altitud”.

Lea este artículo completo en Revista InduAmbiente n° 146, mayo-junio 2017, páginas 52 a 54.