Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Contraloría rechaza Plan de Descontaminación para Concón, Quintero y Puchuncaví

Contraloría rechaza Plan de Descontaminación para Concón, Quintero y Puchuncaví

El documento firmado por Jorge Bermúdez, respecto del PDA que debía regir el próximo lunes 1 de enero, señala que éste “no se ajusta a derecho”.



Jueves 28 de diciembre de 2017.- La Contraloría General de la República resolvió no tomar razón del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) para las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví, decisión que fue comunicada mediante un oficio enviado al ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena.

El documento firmado por el contralor, Jorge Bermúdez, respecto del PDA que debía empezar a regir el próximo lunes 1 de enero, señala que éste “no se ajusta a derecho”.

En el texto se objetó el inventario de emisiones de material particulado (MP) y de sus gases precursores, establecido en el plan, que busca fijar a las industrias emisoras las metas de reducción. El organismo estimó que se consideraron las máximas emisiones autorizadas y no la real contribución de contaminantes que realiza cada instalación.

“Las medidas dispuestas para las aludidas fuentes puntuales, diseñadas sobre la base de esos niveles que son mayores a la real contribución de emisiones por parte de ellas, no se traducen en una efectiva reducción de los contaminantes de que se trata, por lo que el presente instrumento de gestión ambiental no cumple con la finalidad que la normativa le asigna”, señala el documento de la Contraloría.

El PDA de Concón, Quintero y Puchuncaví –que fue aprobado hace un año por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad– busca imponer nuevos límites de emisiones a las principales fuentes contaminantes. Entre otros aspectos, establece un sistema de compensación de emisiones y regularía las emisiones de plantas de áridos, así como su extracción y producción. Además, exigiría medidas de confinamiento al transporte y almacenamiento de material sólido, y prohibiría de manera permanente las quemas agrícolas.

Al tratarse de una zona eminentemente industrial, el nuevo plan apunta a reducir en un 15% la concentración diaria de material particulado fino (MP 2,5) y en un 21% la concentración anual. Esto permitiría que, para ambos casos, los índices se ubiquen bajo la norma de calidad de aire y, de este modo, la zona logre salir de la condición de saturación en que se encuentra.