Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Ministros ratifican aprobación a planta de residuos industriales en Tiltil

Ministros ratifican aprobación a planta de residuos industriales en Tiltil

El proyecto, de Ciclo S.A., deberá mantener un monitoreo ambiental permanente en materia de aguas, olores y flujos vehiculares, y sistemas de abatimiento de gases y MP.



Martes 25 de julio de 2017.- El Comité de Ministros, integrado por los secretarios de Estado de Medio Ambiente, Salud, Economía, Agricultura, Energía y Minería, esta mañana resolvió mantener la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable al proyecto “Centro Integral de Gestión de Residuos Industriales” (CIGRI) de la empresa Ciclo S.A., ubicado en la comuna de Tiltil.

El proyecto fue aprobado, con condiciones, en enero de 2017 por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana, por unanimidad.

“En este caso, el Comité de Ministros determinó que el proyecto CIGRI fue bien evaluado, considerando que los aspectos reclamados están bien abordados en el proceso de evaluación de impacto ambiental. Por eso, se ha ratificado la decisión de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana”, dijo el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, tras la reunión del comité.

El proyecto CIGRI considera una inversión de US$85 millones y se emplazará en el sector Los Ciruelos de Tiltil. Consiste en la construcción de un centro de tratamiento, disposición y eliminación segura de residuos industriales peligrosos y no peligrosos, incluyendo la realización de procesos destinados a la revalorización, reciclaje, recuperación, tratamiento y disposición final en relleno de seguridad.

De acuerdo a lo establecido en el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), en toda la región existen solo dos sectores habilitados para este tipo de instalaciones, asignados en el plan como uso de suelo ISAM 6. Uno de ellos es el sector de Los Ciruelos y el otro es Noviciado, en Lampa. Sin embargo, este último es altamente susceptible de inundaciones frente a lluvias de gran intensidad.

Al respecto, el ministro Mena dijo que “entendemos la preocupación de los vecinos, porque muchas veces en estos procesos de tramitación ambiental se manifiestan otras carencias de carácter territorial. Son situaciones que ciertamente hay que abordar de manera responsable, pero eso no es el rol del sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, sino, en este caso, del Plan Regulador Metropolitano de Santiago o bien el plan regulador comunal”.

Junto con ello, el ministro Mena explicó que en Chile se generan cada año cerca de 500 mil toneladas de residuos peligrosos, que deben ser tratados adecuadamente para evitar que generen daños al medio ambiente y a la salud de las personas. “Este tipo de proyectos, siempre generan resistencias en las comunidades, porque nadie los quiere en su comuna. Pero si pensamos que la Región Metropolitana concentra casi la mitad de la población del país, y una gran actividad industrial, estas instalaciones son necesarias para disminuir riesgos ambientales y sanitarios”, agregó.

Condiciones para la Ejecución

Tras la aprobación del proyecto por parte de la Comisión de Evaluación de la Región Metropolitana, se presentó un recurso de reclamación por vecinos y organizaciones de la comuna, respecto de eventuales impactos por emisión de contaminantes, incremento de flujo vehicular, riesgo de incendios, daños a flora y fauna y la tipología de residuos que serán depositados en el lugar, entre otros.

El Comité de Ministros determinó, luego de revisar los antecedentes, mantener la calificación ambiental favorable al proyecto, tras establecer que todas las materias reclamadas fueron debidamente abordadas y resueltas a lo largo de su proceso de tramitación en el SEIA.

Por esta razón, la aprobación del CIGRI establece a la empresa una serie de condiciones de monitoreo ambiental permanente en materia de aguas, olores y flujos vehiculares, así como sistemas de abatimiento de gases y material particulado (MP), entre otros, además de la realización de un estudio vial. Los resultados de estos monitoreos ambientales deberán ser informados cada dos meses a la comunidad y a las juntas de vecinos de Rungue, Montenegro y Caleu, así como al municipio. Como ocurre con todas las RCA, la Superintendencia del Medio Ambiente fiscalizará el estricto cumplimiento de estas medidas.

Adicionalmente, frente a la reclamación vinculada con riesgo de incendio por accidentes de tránsito en el transporte de residuos por la zona, el Comité de Ministros condicionó el  mantener la condición favorable al proyecto, a que el titular establezca un equipo de emergencias con movilidad y capacidad de dar una rápida respuesta a eventuales emergencias en las rutas cercanas a la planta.