Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

América Latina y Caribe acuerdan protección de derechos de acceso en asuntos ambientales

América Latina y Caribe acuerdan protección de derechos de acceso en asuntos ambientales

La iniciativa, propuesta por Chile, también aportará al fortalecimiento de capacidades y cooperación con el fin de garantizar el derecho a vivir en un medio ambiente saludable.



Martes 6 de marzo de 2018.- Representantes de 24 países de América Latina y el Caribe reunidos en San José, Costa Rica, adoptaron el primer acuerdo regional vinculante para proteger los derechos de acceso a la información, participación pública y acceso a la justicia en asuntos ambientales (Principio 10 de la Declaración de Río de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo), un instrumento legal inédito para la región.

La iniciativa –que fue propuesta por Chile– también aportará al fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, de manera de contribuir a la protección del derecho de cada persona, de las generaciones presentes y futuras a vivir en un medio ambiente saludable.
 
Al término de la 9ª Reunión del Comité de Negociación del Acuerdo Regional sobre el Principio 10, los delegados gubernamentales, junto a representantes del público y expertos de organismos internacionales, acordaron el texto final del acuerdo, que se negocia desde 2014 y en el que también se consagra la protección de los defensores de los derechos humanos en asuntos ambientales.

La ceremonia de clausura fue encabezada por Luis Guillermo Solís, Presidente de Costa Rica, y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo regional de Naciones Unidas que actúa como secretaría técnica de este acuerdo.

El Ministro del Medio Ambiente de Chile, Marcelo Mena, comentó: “Estamos hoy adoptando el texto del primer instrumento ambiental de América Latina y El Caribe. Hemos trabajado de buena fe, de forma colaborativa y transparente. Establecimos un nuevo modelo de buenas prácticas en negociaciones internacionales y ya no habrá justificación para no encontrar la forma de construir acuerdos internacionales que beneficien a la ciudadanía”.

En la ceremonia participaron Edgar Gutiérrez, Ministro de Ambiente y Energía, y Alejandro Solano, Ministro subrogante de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica.
 
El Presidente Solís indicó que es necesario traer a las personas a las decisiones en materia ambiental, hacerlas partícipes del desarrollo, ya que “el derecho a un ambiente sano es un derecho humano”. Destacó, asimismo, la relevancia jurídica del acuerdo y de la “democracia ambiental”, como un nuevo término legal que implica la participación de todos en la protección del entorno.
 
Medio abiente y derechos humanos

Por su parte, Alicia Bárcena señaló que este acuerdo, junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, responden a la búsqueda de respuestas de la comunidad internacional por modificar el actual estilo de desarrollo y “para construir sociedades pacíficas, más justas, solidarias e inclusivas, en las que se protejan los derechos humanos y se garantice la protección del planeta y sus recursos naturales”.
 
“Este es un acuerdo de segunda generación que vincula el medio ambiente con los derechos humanos y los derechos de acceso, y que sin duda va a contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030”, añadió.
 
En el texto se señala que el acuerdo quedará abierto a la firma de todos los países de América Latina y el Caribe (33 naciones) en la sede de la ONU en Nueva York, del 27 de septiembre de 2018 al 26 de septiembre de 2020, y que estará sujeto a la ratificación, aceptación o aprobación de los Estados signatarios.