Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Un Buen Negocio

Un Buen Negocio

Prácticas sustentables en el turismo de negocios y de reuniones.

Algunas o muchas veces nos corresponde participar en reuniones de negocios, eventos de capacitación, congresos, ferias y todo tipo de juntas relacionadas con nuestro quehacer profesional. Incluso fuera de Chile. Y este flujo de personas entre países es mayor al que pudiéramos suponer: se calcula que el denominado turismo de negocios genera un volumen de transacciones que corresponde a más del 15% del turismo internacional.

La evidencia indica que las reuniones son uno de los segmentos turísticos en los que son más aplicables las buenas prácticas de sustentabilidad, especialmente en materia medioambiental. En el Servicio Nacional de Turismo, Sernatur, sostienen que la incorporación de nuevas tecnologías de eficiencia energética, la utilización de materiales reciclados de todo tipo, el mejoramiento de los sistemas de recolección y gestión de residuos, así como la preocupación por realizar eventos carbono neutrales, son todos elementos que actualmente aportan a la realización de encuentros como los ya señalados.

Para aportar en este ámbito, Sernatur lanzó recientemente un manual de buenas prácticas aplicado a congresos, ferias y eventos (CFE). Es el último de una serie de documentos agrupados bajo el título “Chile por un Turismo Sustentable”.

En ese texto, la entidad de gobierno detalla un conjunto de buenas prácticas y recomendaciones en seis ámbitos de gestión: territorio turístico, agua, energía, residuos, biodiversidad y medición de la huella de carbono.
En lo sucesivo revisamos lo relativo a la gestión de agua y residuos en CFE.

Gestión del Agua

Los hoteles, centros de convenciones, teatros, estadios y recintos feriales tienen un alto consumo de agua, el cual se incrementa considerablemente durante la realización de cada reunión o evento.

“Reducir el consumo de agua es un desafío relevante para la industria de los CFE, ya que además de aminorar los impactos ambientales derivados de la organización de reuniones y eventos, puede significar una importante reducción de costos para las empresas que los organizan”, asegura el manual.

Agrega que los esfuerzos para reducir el consumo de agua se deben focalizar en dos grandes ámbitos de acción: sensibilizar a los dos principales grupos de consumidores, personal y asistentes a CFE, y equipar los recintos con tecnología eficiente para disminuir el empleo de agua. Al respecto, los servicios sanitarios, aseo, cocinas y jardines constituyen las principales fuentes de consumo de agua en CFE. Actualmente, el mercado ofrece una serie de soluciones y dispositivos que, a precios razonables, permiten generar ahorros de hasta un 60% en el gasto en este ítem.

De Residuos Sólidos

En la guía se precisa que la mejor manera de manejar los residuos es evitar su generación desde un principio. “Determinar qué materiales son necesarios para un evento y considerar maneras de reducir la cantidad usada, son criterios esenciales para trabajar en su minimización”, señala.

Además, pone énfasis en la importancia del trabajo coordinado como la única forma posible para enfrentar de manera eficiente la enorme cantidad de desechos que cada CFE produce.


Lea este artículo completo en InduAmbiente 123 (julio-agosto 2013), páginas 176-177.