Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Conexión Natural

Conexión Natural

Conozca algunos encantos que ofrece la comuna de San Pedro de Atacama.

La inmensidad del Salar de Atacama, el singular relieve y sobrecogedor silencio del Valle de la Luna, una vista aérea de la cuenca dominada por el volcán Licancabur y un hotel de lujo que ha hecho suyo el concepto de sustentabilidad.

Esos son algunos de los encantos de San Pedro de Atacama, comuna ubicada en la Región de Antofagasta, que tuvimos oportunidad de conocer con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, en una actividad organizada por Fundación Recyclápolis.

Su presidente, Fernando Nilo, explica: “Nuestro objetivo es contribuir a construir un país sustentable y en armonía con el medio ambiente. En ese contexto, quisimos compartir una experiencia especial con representantes de distintos medios de comunicación en la que pudieran conectarse con los cuatro elementos básicos de nuestro entorno: el aire, el agua, la tierra y el fuego. De esta forma, se le puede dar más sentido al trabajo que cada uno realiza en pos de cuidar el medio ambiente”.

Alojamiento Sustentable

En efecto, San Pedro de Atacama y sus alrededores es un destino imperdible para quienes buscan conectarse con la naturaleza y disfrutar del turismo sustentable.

De hecho, en coherencia con el sentido de la visita, se escogió un lugar de alojamiento con altos estándares no solo de servicio sino también de responsabilidad ambiental y social, como es el hotel Tierra Atacama, perteneciente a la cadena Tierra Hotels.

Su Gerente de Sustentabilidad, Verónica Soto, comenta: “La preocupación por la sustentabilidad está desde el origen del proyecto, con la idea de mantener el equilibrio entre la hotelería y la naturaleza. Los terrenos en que se ubica tienen una gran vista al volcán Licancabur, por lo que desde el punto de vista arquitectónico se pensó en hacer una construcción con plataformas que permitieran apreciar esa maravilla. Luego, durante la construcción, nos preocupamos de rescatar la riqueza arqueológica entregando al museo las piezas que encontramos, y se usó material de la zona como el adobe y la piedra de Toconao”. Asimismo, la decoración del hotel rescata la artesanía y cultura atacameña.

A todo eso se sumaron tecnologías modernas para hacer un uso eficiente de los recursos naturales. Tierra Atacama dispone de un sistema de paneles solares que hoy puede abastecer hasta el 50% de la energía que consume el hotel en horas peak. Ahora, junto a la empresa alemana Kraftwerk, están desarrollando un proyecto para expandir la planta fotovoltaica e incorporar baterías de almacenamiento energético. “Eso nos va a permitir ser prácticamente autosuficientes”, asegura Verónica Soto, quien también señala que se trabaja en el recambio de luces para aumentar la eficiencia energética.

Además, el hotel cuenta con una planta de tratamiento de aguas servidas que permite recuperar el elemento vital para el riego de sus propios jardines y también de terrenos agrícolas aledaños que estuvieron abandonados por décadas. “Renovar esa tierra ha sido un gran trabajo y ha dado muy buenos resultados. Tenemos, por ejemplo, grandes plantaciones de avena que nos permiten abastecer a quienes nos hacen las cabalgatas de excursión para los turistas. Eso es parte de los buenos lazos que mantenemos con la comunidad”, destaca la Gerente de Sustentabilidad de Tierra Hotels. Añade que están probando el uso de osmosis inversa para obtener agua fresca apta para beber desde pozos naturales, con lo cual esperan reducir el consumo de agua embotellada y del plástico asociado a ello.

Lea este artículo completo en InduAmbiente n° 146 (mayo-junio 2017), páginas 90 a 92.