Revista de descontaminación industrial, recursos energéticos y sustentabilidad.

Hacia una Mejor Evaluación

Hacia una Mejor Evaluación

Claves para mejorar la evaluación ambiental de proyectos de inversión.

El proceso de evaluación ambiental de proyectos de inversión es un tema siempre controvertido. Mientras las empresas titulares de estas iniciativas suelen quejarse por la demora en los tiempos de tramitación o por la disparidad de criterios entre los servicios evaluadores, representantes de la ciudadanía y de las comunidades afectadas por estos proyectos expresan sus inquietudes por la falta de consideración en estos procesos y desconfían de los mecanismos establecidos para la toma de decisiones.

En el centro de los cuestionamientos, por cierto, se encuentra el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) por el cual pasan los proyectos, y que se ha convertido en la herramienta de gestión más visible a la hora de hablar de estos temas. Sin embargo, más allá de las críticas, el SEIA ha logrado el objetivo para el cual fue concebido: incorporar la variable ambiental a los proyectos de inversión.

Y lo que se requiere para mejorar las evaluaciones es implementar otros instrumentos de gestión que deben acompañar al SEIA, como son el ordenamiento territorial y la Evaluación Ambiental Estratégica. Esa es una de las principales conclusiones de los especialistas invitados a este interesante foro desayuno que le invitamos a leer con atención.

Invitados:
Jorge Troncoso, Director Ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental; Ricardo Pareja, Gerente de Seguridad y Medio Ambiente de Melón; Daniela Álvarez, Jefa Departamento Ambiental de la Asociación de Productores de Cerdos y de la Asociación de Productores de Aves; Pablo Olivares, Gerente de Medio Ambiente de AMEC Environmental & Infrastructure; Pía Fernández, Jefa del área de Gestión de la consultora POCH; Flavia Liberona, Directora Ejecutiva de Fundación Terram.    


Más Allá del SEIA

InduAmbiente: El Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) es una de las principales herramientas de gestión ambiental en Chile. A juicio de ustedes, ¿cuáles son sus principales fortalezas y debilidades?

Troncoso: Lo primero que hay que reconocer es que el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental ha hecho una contribución tremenda al incorporar la dimensión ambiental al modelo de desarrollo del país y, en particular, a los proyectos de inversión tanto públicos como privados. Es relevante tenerlo en cuenta, porque hoy el SEIA está bastante cuestionado.

En segundo lugar, hay que recordar que ésta es una de las tantas herramientas preventivas que tiene el Estado de Chile para hacer gestión ambiental. Además del SEIA, están los planes de descontaminación, las normas de emisión y de calidad, la educación ambiental, la evaluación ambiental estratégica y la planificación territorial, entre otros. Estas herramientas deben acompañar al SEIA para que éste pueda operar de manera eficiente y adecuada.

Hoy estamos frente a una desnaturalización de este instrumento, ya que le pedimos que resuelva todos los problemas que se enfrentan en la evaluación de los proyectos, incluso muchos que no son ambientales, y le atribuimos responsabilidades que no le corresponden. Le pedimos, por ejemplo, que resuelva problemas asociados con las demandas territoriales de pueblos indígenas, o problemas de demandas sociales o económicas de las comunidades. Todo eso puede ser muy legítimo, pero el SEIA no fue concebido para resolver ese tipo de situaciones. El resultado es que tenemos un sistema estresado y judicializado, pero que, sin perjuicio de ello, sigue cumpliendo bastante bien su función.

Lea este artículo completo en InduAmbiente N° 128 (mayo-junio 2014), páginas 41 a 51.